Archivo de la categoría: cacharricos

Revisión Freestyle Libre: un año después.

Bueno, este mes y esta revisión con el endo hacen justo un año desde que me planté el primer sensor Freestyle de Abbott. He de decir que he bajado la hemo un punto y medio, que mis dedos sufren mucho menos, y que hago en mi día a día que antes me intranquilizaban tremendamente, como conducir mucho rato, planificar excursiones  más largas, ir en bici por la ciudad…

Para mí, mucho más importante que las dos primeras cosas, es la tercera. Sabemos que esta enfermedad nos limita en muchos aspectos. Nos enfada, nos duele, nos cuesta explicar muchas veces algo tan “invisible”. Parece que desde el momento del diagnóstico, una se pasa el tiempo queriendo volver a sentirse confiada en la vida como antes, al menos, al principio. Y no, la vida no va a volver a ser como antes. Pero para mí, sin duda, es un poco más fácil gracias a los sensores. ¿Son exactos? pues no. No dan el valor del momento y muchas veces hay diferencia con el capilar. Ahora, también os digo, en mi día a día no tengo dudas en cambiar esa variabilidad por la tranquilidad de saber aproximadamente como estoy, y si los síntomas que estoy notando son efectivamente que voy hacia una hipoglucemia o no.

He de decir que en un año que llevo con ellos de forma ininterrumpida, ni uno sólo de ellos me ha salido defectuoso. Alguno se ha despegado (creo que han sido tres) y me lo han repuesto adecuadamente. Y hay soluciones para eso, he probado las vendas cohesivas y las toallitas Skin tac, ambas me han convencido.

Desde luego podría pedirles que el precio fuera menor, aunque para mí es un esfuerzo económico que merece la pena. También pediría que estuvieran subvencionados, como las bombas de insulina, pero sé que estamos en ello, así que tendremos paciencia (una vez más…).

 

FreeStyle de Abbott: el despiece (y dónde tirarlo)

Una de las grandes dudas con respecto al sistema flash de monitorización FreeStyle libre (a parte de: ¿cuándo harán los sensores de colores y/o estampados?) es qué diantres hacer con los sensores usados.

Rayos y centellas…pero, si son material como las agujas, pues al contenedor amarillo. Ya, pero es que no pinchan. Ah bueno, pues a la basura. Ya, pero pueden contagiar enfermedades. Vale, vale, pues al contenedor amarillomolón, residuos biológicos. Pero, oh wait! si tienen una pila dentro! VE-NE-NO. Ya sabéis que los metales de una sola pila pueden contaminar hasta 600.000 litros de agua, además de que la reutilización de materiales de materiales en las cadenas de producción ahorra recursos naturales y económicos. Lo sabíais, vamos que si lo sabíais, con lo listos que sois.

Bueno, entonces? todo el sensor al contenedor amarillo? todo el sensor al de pilas? todo por la ventanilla del coche y sanseacabó?

Un día (uno de los primeros sensores que se terminó) decidí destripar uno de mis sensores usados para ver cómo era eso de la pila, y que más cosas tenía por dentro. En esa estupenda tarea de despiece, que disfruté mucho, no lo dudéis, encontré lo siguiente. Martillo y alicate en mano. Os pongo unas fotos y así lo vais viendo:

20160831_210229-1
El sensor recién quitado, aún no sabía lo que le esperaba. Junto a una moneda para que de paso veáis el tamaño.
20160831_210555-1
El filamento que se ve es lo que queda debajo de la piel. Diminuto y flexible.
20160831_211026
Al quitar la pegatina que adhiere el sensor a la piel, vemos todo el mecanismo que lleva por dentro, y se puede separar la pieza entera del “filamento”.
20160831_213152-1-1-1
Así de grande es, en comparación con un alfiler normal y corriente.
20160831_212008
Despieceeeeeeeeerrrgggggg!!!!!!!!! (ahí se ve la pila que lleva dentro)
20160831_212439
Y, por fin, sacamos la pila para reciclarla.

 Así que, en mi humilde opinión, lo suyo sería separar las pilas de los sensores. A ver, es cierto que usé martillo y alicate, pero me costó apenan unos minutos. Para mi gusto merece la pena, y para el gusto de la naturaleza, también. Yo los guardo todos en una caja y cada poco tiempo los separo, las pilas a su contenedor, el filamento a las agujas, y el resto al plástico. Ya sé que me vais a decir que el residuo tecnológico va a su propio punto limpio, pero creo sinceramente que lo más grave es la pila.

De todas formas, me estoy intentando informar de cómo lo hacen los demás, aunque no encuentro mucho.

Bienvenidas ideas y sugerencias. Si hay una forma mejor, encantada de escucharla!

Bomba de insulina (BICI) para principiantes

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre la bomba de infusión continua de insulina. Continuamente me preguntan que para qué es y cómo funciona, y también si pone música o manda sms, no creáis, diabéticos y no diabéticos.

Confieso que  si se trata de alguien con sentido del humor, he probado a contar de todo, sólo por reírnos un rato…Desde el típico andador que va contando los pasos, porque estoy en un entrenamiento de alta competición y el COI me supervisa todo el ejercicio diario, pasando por un altavoz para un micrófono que tengo implantado en las cuerdas vocales ya que nací sin tono vocal, hasta el busca de las películas por si surge una operación importante en el hospital, ya que soy una cirujana de alta referencia. Suelo contar la verdad al final, verdad verdadera.

A los auténticos incautos, los niños, ya que trabajo con ellos, suelo explicarles que tal y como ellos se toman un jarabe cuando están malos, a mi me ponen el jarabe a través del “tubito”, porque no me gusta el sabor del jarabe. Funciona de lujo, lo pillan y no se preocupan más, y tienen un poco de cuidado cuando jugamos.

Al lío, que quiero explicaros cuáles son las ventajas que tiene para mí, y por qué no me imagino mi vida sin ella.

Empecé con ella muy joven, a los 15 años, de la primeras en mi comunidad autónoma y un poco a modo ensayo…y desde entonces, y ahora tengo 27, me la he quitado apenas unos días. Únicamente un par de días que hice un barranco (actividad en el río, el modelo que tenía no se podía mojar) y otro par de días de otra vez que se me estropeó, y tardaron unas 48 horas en traerme una nueva a casa.

Os pongo una fotito, hombre, que estaréis deseando verle la carita:

20160711_105213
La mancha perfectamente redonda encima del catéter es el anterior parche y el rato al sol que me pegué con él.

Tengo un trabajo y, en general, una vida, de pocas rutinas. Intento establecerlas de cara a cuidarme mejor, pero la bomba sin duda me hacía falta para poder adaptarme a los horarios que cambian de repente, los imprevistos o los viajes. Para eso, las funciones de suspender la infusión y aumentar en % la basal me vienen genial. Que tenías previsto comer a las 14.00 pero a las 14.30 todavía esta el arroz sin echar…pues suspendes si empiezas a estar un poquito baja. Perdón, me he adelantado, os explico desde antes.

La bomba tiene dos funciones principales: basal y bolus. El índice basal es una dosis que programas junto con el endocrino (y modificas siempre que quieras) pero que en principio no tocas mucho. Es un patrón que se repite cada 24 horas, y que puedes establecer en tramos como quieras. Funciona a modo de lantus, que es la insulina 24 horas que llevaba yo antes, aunque se trata en realidad de microinfusiones de insulina ultra rápida (humalog) . Por ejemplo, en mi bomba tengo puesto el siguiente patrón de basal: entre las 00.00 y las 08.00 la bomba me pone 0,725 unidades a la hora.. Entre las 08.01 y las 13.00 horas, me pone 1,20 unidades a la hora. Entre las 13.01 y las 18.00, 1,15 unidades. Y así hasta que adaptes la basal a las necesidades de tu cuerpo durante todo el día; sabemos que no es lo mismo trabajar de día o de noche, tener costumbre de echarse una siesta, estresarse por las mañanas al ir a trabajar, o hacer ejercicio al atardecer. Por otro lado, tenemos la función dosis bolus. Como su nombre indica, es un bolo extra, para cuando comemos. La típica rápida para comer que depende de tu ratio (teniendo en cuenta otros factores como el ejercicio y bla bla bla). También sirve para corregir una hiper, claro está. Tan sencillo como darle al botoncito de la B, y pá dentro bolus.

Lo que os decía, también tiene una función de suspender, donde cesa la infusión de insulina. Os podéis imaginar lo que me duran ahora las hipos, sin insulina dentro del cuerpo que siga merendando de mi valioso azúcar porque he tenido que salir corriendo…Y otra de aumentar o disminuir en un porcentaje X la dosis de basal, para corregir una hiper en el tiempo, por ejemplo, o, mi preferida, para hacer ejercicio intenso durante varias horas. Para mí es muy efectivo cuando me voy a caminar o de excursión por el monte, puedes bajar el tanto por ciento que quieras durante el tiempo que necesites.

El sistema de infusión es muy sencillo de insertar, se cambia en casa cada tres días más o menos (por el tema de la cristalización de la insulina bajo la piel, para evitar lipodistrofias, etc.). La cánula se inserta con una pequeña aguja utilizando un disparador, y luego se retira la aguja, quedando dentro el catéter, que mide apenas 1 cm de profundo y alrededor de 1mm de grueso, y es flexible tipo silicona. Es perfectamente cómodo, no molesta ni duele, y aguanta el tiempo necesario pegado hasta en verano. Las zonas donde poner el catéter son las mismas que donde se inyecta la insulina con bolis: tripa, lateral del muslo, la baja espalda sin llegar a ser cachete, zona de los riñones. El cable mide 60 cm, así que puede colocarse fácilmente en la cinturilla, en un bolsillo, colgada del sujetador, o dejarla libre por la cama al dormir, que es lo que yo hago.

Esto es lo fundamental que hay que saber sobre las bombas de insulina. Digo las porque hay dos marcas que se comercializan en España, aunque hay más en otros países, pero básicamente es lo mismo. Luego hay muchos más detalles y funciones ventajosas, pero para empezar ya está bien. También comentar que tanto la bomba como los suministros están financiados por la seguridad social, aunque me consta que no todas las personas pueden acceder a ella. El equipo médico tiene que valorarlo y superar algunos criterios para que te den el visto bueno.

Bueno, pues lo dicho. Podéis consultarme cualquier duda, aunque vuestro equipo médico será el que mejor responda a ellas. Que estoy encantada. Aunque no me guste su color, ya sólo puedo ver su belleza interior:)

Por desgracia, no manda mensajes de texto ni tiene el snake, ni pone música.  Me parecen aplicaciones muy útiles que sigo esperando, pero por algún motivo no las incorporan, por más que actualizan los modelos.